miércoles, 17 de diciembre de 2014

MELENA DE LEON, "Hericium erinaceus"

Un gran aliado para el aparato digestivo


Las setas se consideraban en la antigüedad un regalo del cielo. Los romanos las llamaban “la comida de los dioses” y no es de extrañar: muchos hongos poseen cualidades medicinales.

Los científicos han identificado al menos 20.000 especies de hongos de los que acreditan su elevado valor nutritivo y su potencial medicinal. Las propiedades de las setas van mucho más allá del sabor exótico. Entre los hongos medicinales más estudiados nos encontramos con el Hericium erinaceus, conocido popularmente como melena de león por su peculiar forma en hebras.
Se trata de un hongo de carne blanca algo coriácea muy apreciado en China y en Japón. Nutricionalmente destaca por su alto contenido proteico e importantes minerales que suelen escasear en la dieta habitual, como selenio, germanio, zinc, etc.

Su elevado potencial terapéutico se basa en su capacidad regeneradora de la mucosa intestinal. Este potencial, bien conocido por la Medicina Tradicional China, ha hecho que fuera utilizado para combatir problemas estomacales. Entre las propiedades que presenta el hericium nos encontramos con su capacidad de regenerar la mucosa intestinal y recuperar el buen funcionamiento de su pared. Además, restaura de forma correcta la macrobiota. De esta forma, la melena de león es un hongo apropiado para combatir desórdenes intestinales como el ardor de estómago, gastritis, úlcera gástrica y duodenal, inflamación crónica de la mucosa gástrica como consecuencia de tratamientos de radioterapia y quimioterapia, enfermedad de Crohn, disbiosis, etc.

Además del hericium, para ayudar a regenerar la mucosa intestinal y disminuir la inflamación es muy importante seguir una dieta equilibrada y tomar un complemento vitamínico, ya que cuando se sufren estos trastornos se suelen tener bastantes carencias nutricionales.

Suplementos para la dieta antiinflamatoria
La dieta en las enfermedades inflamatorias intestinales debe ser equilibrada y lo más variada posible, excepto en personas que están sufriendo un brote, las que no toleren los lácteos, o pacientes con estenosis que tienen que limitar el consumo de fibra insoluble(cereales, alcachofas, espárragos, pimientos…)

El hericium se puede complementar con:
- Vitaminas B (B3, B12…), ácido fólico, vitamina A y carotenoides, vitamina C, vitamina E, vitamina D, vitamina K, flavonoides, calcio, magnesio, selenio, zinc y hierro (pero debe ser biodisponible y de fácil absorción, como en la remolacha roja, levadura de cerveza enriquecida con hierro o quelato de hierro).

- Aceite de onagra, de lino, de pescado, etc, por sus propiedades antiinflamatorias y suavizantes.

- Plantas medicinales como el malvavisco, llantén, malva, manzanilla, regaliz, ñame, uña de gato, zumo de noni, boswellia y cúrcuma (no tomar en caso de embarazo y no usar en caso de cálculos biliares).

- Bromelina, una enzima procedente de la piña de gran ayuda en casos de colitis ulcerosa. 

Este Blog solo es informativo y no puede sustituir, en ningún, caso la consulta al médico. Consultar al médico o especialista antes de consumir probióticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario