miércoles, 21 de noviembre de 2012

TÉ KUKICHA O TÉ DE TRES AÑOS

El té kukicha, también conocido como té de tres años, es una bebida muy beneficiosa para la salud. Este té de origen japonés se prepara con las ramitas y los tallos de la planta del té (Camellia sinensis). Tiene efectos remineralizantes y alcalinizantes, y apenas contiene teína.
Como para preparar el té verde, para hacer el kukicha se recolectan las plantas de plantas de té y se preparan al vapor. A continuación, las ramitas y los tallos se separan de las hojas, se secan al sol y se almacenan en bolsas de papel durante dos o tres años. A lo largo del proceso de curación del té las ramitas se van cortando y clasificando según su calidad. Finalmente se tuestan para conseguir el sabor ligero, con notas de nuez y ligeramente cremoso de este té tan especial.
En Japón, el té kukicha está asociado a las clases pobres, puesto que en sus orígenes era una bebida que los campesinos preparaban a partir de los restos del té que cosechaban para vender. Sin embargo, en occidente es una bebida muy apreciada, en gran parte por la influencia de la macrobiótica, que considera el té kukicha una de las bebidas más saludables y recomendables.

Propiedades saludables del té kukicha

El principal efecto beneficioso del té kukicha deriva de su fuerte poder alcalinizante. Esta bebida ayuda a alcalinizar los tejidos y los fluidos del cuerpo, equilibrando así los niveles de acidez del mismo y previniendo múltiples enfermedades. La mayoría de personas tiene altos niveles de acidez en el cuerpo debido a una ingesta excesiva de alimentos acidificantes (carne, huevos, lácteos, harinas refinadas, azúcar y edulcorantes artificiales) y deficiente de alimentos alcalinizantes (fruta y verdura fresca, entre otros).
La acidosis, incluso en los casos leves, puede generar problemas cardiovasculares, difucultad para perder peso, problemas de vejiga o riñones, debilidad del sistema inmunitario, envejecimiento prematuro, problemas de huesos y articulaciones, y fatiga. Esto es así porque, para neutralizar la acidez, el cuerpo tiene que tomar muchos minerales (principalmente calcio, magnesio y potasio) de las reservas de los huesos y los órganos vitales, de manera que luego estos no pueden realizar sus funciones con normalidad. Por otra parte, el exceso de acidez provoca que el cuerpo retenga más grasas de lo normal.
Pero además de tener mayor poder alcalinizante que cualquier otro té japonés, el té kukicha tiene también propiedades remineralizantes. Una taza de kukicha es una buena fuente de calcio, zinc, selenio, cobre, manganeso y fluor. Además es rico en vitaminas del grupo B, vitaminas C y A, flavonoides y catequinas (los polifenoles que han hecho famoso al té verde como bebida anticancerígena). Las catequinas actuan como potentes antioxidantes, minimizando los efectos de los radicales libres antes de que tengan tiempo de dañar las células del cuerpo.

Cómo preparar este té

El té kukicha se debe preparar con agua caliente, pero no hirviendo. Según sus instrucciones, se hierve el agua y se deja templar ligeramente antes de verterla sobre el té y dejar la infusión reposar hasta un máximo de tres minutos.
Sin embargo, otra de las fuentes que he consultadas indica que se debe hervir una cucharada sopera de té kukicha por litro de agua durante cinco minutos y, opcionalmente, dejarlo reposar otros diez fuera del fuego.
El té kukicha se puede tomar caliente o frío. Si lo tomamos frío, podemos combinarlo con zumo de manzana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario