viernes, 10 de septiembre de 2010

LACTEOS: NI BUENO NI MALO, SINO TODO LO CONTRARIO

Leyendo hoy el periódico "Bien", periodico quincenal gratuito de salud, hablaba sobre los "supuestos" errores que cierto investigador y conferenciante desmontó sobre los perjuicios de la leche. (Cierto es que en dicha revista dos páginas completas de las 24 que la componen eran publicidad de una conocida marca de productos lácteos ¡¡¡???)
Como para ser ecuánime y apesar de que ya había realizado una investigación sobre la leche y los productos lácteos personalmente, volví a repasar diferentes aportes de los beneficios y perjuicios de los mismos.
Si uno dice que sube el colesterol otro lo contradice; si uno dice que aporta cantidad de calcio el otro lo desmiente; si uno refiere la no relación consumo cancer de mama otro aporta pruebas de su realción con el cancer de ovario; y así podríamos mencionar un sinfín de dimes y diretes, pros y contras, que confunden más que ayudan, pero que con paciencia y con la fortuna de nuestra capacidad de elección frente a la información, sólo nosotros consideraremos cúal es más convincente o adecuado para nosotros mismos como seres exclusivos. Al fin y al cabo el hombre es esclavo de su libertad de elección.
En la misma busqueda encontré artículos relacionados con posibles sustitutos de la leche, por ejemplo la bebida de soja. Como no, había tantos a favor como actualmente en contra.....quien podía dudarlo.
¿Por qué esta introducción si no voy a expresar ninguna conclusión a favor o en contra -aunque tenga mi propia decisión al tema? Porque reflexionando más allá del poder nutricional bueno o malo, me pareció que, como siempre, muchos de estos estudios -no digo todos- están movidos por intereses económicos, por MONEY y más MONEY.
En realidad, a muchos investigadores, de forma lógica como seres humanos generalmente egoistas y por razones de supervivencia tambien, sólo les interesan las subvenciones, aportaciones o nóminas de quien los mantienen, generalmente grandes empresas que intentan garantizar la bondad de su producto -sería absurdo lo contrario. Tambien de empresas que intentan absorver con su alternivas el mercado que ocupan estas empresas.
Por lo general, a las empresas les importa un rábano tu salud o tu nutrición. Lo que les interesa es tu consumo y consecuentemente tu dinero. Por eso te ofrecerán actualmente leche entera, leche sin lactosa, bebida de soja o lo que haga falta, siempre y cuando puedan conseguir acceder a tu cartera. Nos consideran veletas indecisas que deben de fijar y por ello, de vez en cuando, lanzan andanadas científicas demostrativas de todo lo buenas que son con nosotros y lo mucho que nos cuidan con minerales, vitaminas, aminoácidos y lo que haga falta. 
La gran conclusión a todo esto es que la culpa final tampoco es de ellos. La culpa es de nuestra forma de sociedad en donde lo magnificamos todo, consiguiendo simplemente una sobreexplotación de cualquier cosa. Si la soja esta de moda, la modificamos para producir más y punto; si las bayas de goyi son la panacea, cultivamos donde haga falta y las vendemos a 5 euros en las fruterias sin ton ni son, pero vendiendo evidentemente los mismos beneficios, faltaría más; si la leche está a la baja, pos nada un estudito y exportacion hacia Africa, que los pobrecitos pasan hambre, y la metemos con calzador aunque no hayan bebido en su vida ni falta que les ha hecho hasta ahora -hay que conseguir nuevos mercados-, ni a ellos ni a las culturas orientales su consumo.
La realidad, la cruda realidad es que nos movemos por DINERO, tristemente es así. No seré hipócrita, yo tambien.
Supongo que algún día conseguiremos anteponer la lógica y la razón. Esta nos dice que no somos dueños de nada, sólo estamos de paso y que deberíamos de respetar el equilibrio si queremos que este nos respete.

NAMASTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario